Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

ArcelorMittal sube la producción de la acería de su planta de Sestao y contrata personal

La llegada del nuevo año le ha sentado bien a la acería compacta de Sestao ya que la multinacional ArcelorMittal ha decidido elevar su producción este ejercicio hasta las 45.000 toneladas mensuales, lo que llevaría al total anual a unas 540.000 toneladas, que aunque aún está lejos de la capacidad total de la planta, que ronda el millón de toneladas, sí representa una carga de trabajo relevante. Además, no se descarta, con todas las «cautelas», que pudiera volver a revisarse al alza si la pandemia evoluciona para bien y se produce el relanzamiento esperado de la demanda.

Esta mayor producción lleva aparejada creación de empleo de forma inmediata, ya que para asumir la nueva carga de trabajo hace falta conformar un quinto turno, por lo que está previsto contratar unas 50 personas. Si se tiene en cuenta que la plantilla actual de la factoría se sitúa en 205 trabajadores, se trata de un incremento de personal de un 24%.

Fuentes de la empresa han confirmado a este periódico que las primeras contrataciones han empezado a formalizarse este mismo mes de enero, para que ese nuevo personal pueda realizar la formación necesaria para su incorporación a la producción. La previsión es que antes de que finalice el primer trimestre pueda estar operativo ese quinto turno. En estos momentos la estructura de funcionamiento de la acería vizcaína gira en torno a cuatro grupos que trabajan en turnos de 6 días de trabajo y 4 de descanso.

 

El cierre de verano

El contexto que vive ahora ArcelorMittal Sestao es muy diferente al de mediados de 2020, cuando a raíz de la pandemia la multinacional decidió apagar la acería –la segunda vez en su historia, tras la de 2016– y así estuvo casi seis meses, lo que generó una gran incertidumbre en su plantilla y en toda la industria auxiliar y proveedores. La entrada de nuevos pedidos a finales de verano llevó a la multinacional a levantar el ERTE y arrancar la producción en septiembre.

La vuelta a la normalidad ha permitido a la acería reducir sus números rojos al registrar un resultado bruto de explotación (Ebitda) muy ajustado, pero positivo.

Fuente: www.diariovasco.com