Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Iberdrola se adjudica un macroproyecto de energía eólica marina en EE.UU. por 2.400 millones

Iberdrola sigue dando pasos en las energías renovables. Esta vez ha sido al adjudicarse un macroproyecto eólico marino de 800 megavatios (MW) que desarrollará a través de su sociedad participada Vineyard Wind y que se localizará en aguas del estado de Massachusetts (Estados Unidos) Esta es la primera vez que la compañía entra el mercado eólico marino estadounidense tras haber recibido la autorización de la Massachusetts Electric Distribution Companies (EDC). El proyecto forma parte de los objetivos del estado de Massachusetts para el desarrollo de infraestructuras eólicas marinas en el marco de su Ley de Comunidades Verdes, que prevé la puesta en marcha de hasta 1.600 MW de esta tecnología en la próxima década. La adjudicación del proyecto supone que se hayan llevado el total de MW que había en concurso. Iberdrola competía con con la estadounidense Deepwater Wind y el consorcio formado por la también estadounidense Eversourse y la danesa Orsted. Este proyecto supondrá una inversión de unos 2.800 millones de dólares (unos 2.400 millones de euros), informaron a Europa Press en fuentes del mercado. Vineyard Wind, la sociedad a través de la cual Iberdrola ha ganado esta adjudicación, está participada también por el fondo danés Copenhagen Infraestructure Partners (CIP). La sociedad desarrolla este proyecto desde 2016, fecha desde la que ha consensuado el diseño del proyecto con entidades y asociaciones pesqueras de la zona, a través de más de 100 reuniones. Además, el grupo se adjudicó también el pasado año en Estados Unidos los derechos para desarrollar y construir un parque eólico marino en la zona conocida como Kitty Hakw, en aguas de Carolina del Norte y con un potencial de hasta 1.486 MW. La eólica marina La eólica marina es una de las apuestas claves de la energética presidida por Ignacio Sánchez Galán para el futuro, con el desarrollo de su actividad en este negocio ya en países como Reino Unido, Alemania, Francia o Estados Unidos. La compañía marcó un hito en 2014 al convertirse en la primera empresa española en proyectar y poner en marcha un parque eólico, el de West of Duddon Sands (WoDS), en la costa Noroeste de Inglaterra, con una inversión de 1.600 millones de libras (unos 1.825 millones de euros) y una potencia de 389 MW. Posteriormente, abordó el parque alemán de Wikinger, en aguas del mar Báltico, que supuso una inversión de cerca de 1.400 millones de euros y dispone de una potencia de 350 MW. Fuente: Business Insider España