Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Endesa comunica a la plantilla el cierre inmediato de la central térmica de Cubillos del Sil y da otro mazazo a la provincia de León

Es el fin del carbón, la muerte del sector y el adiós a un sistema de producción energética que ahora se desmantela. Lo hace además anulando la capacidad productiva del mineral y la actividad industrial sobre el mismo.

La economía leonesa suma este jueves un nuevo mazado a su futuro y lo hace en forma de decisión empresarial temida y esperada, pero ante la que se creía con cierto margen de maniobra: Endesa cierra 'de inmediato', la central térmica de Cubillos del Sil.

El anuncio de cierre ha tomado cuerpo este jueves desde primera hora. Inicialmente como consecuencia de diversas informaciones y más tarde a través de una reunión entre empresa y sindicatos que ha dado cuerpo a la traumática decisión.

En ese encuentro la posición de la empresa ha sido concluyente: Compostilla cierra y el desmantelamiento se hará visible a lo largo del próximo año.

Endesa cierra Compostilla y pone fin a su trayectoria y al empleo a la comarca. «Es un mazazo, otro más», se ha asegurado desde UGT a leonoticias.

Comunicación oficial

La eléctrica española propiedad del grupo italiano Enel ya ha comunicado oficialmente al Ministerio de Transición Ecológica su decisión de no invertir ni en euro más en estas dos plantas de carbón para adaptarlas a los nuevos estándares medioambiantes exigidos por la Unión Europea.

El anuncio formal lo hará la propia Endesa la próxima semana en la presentación de su nuevo plan estratégico, según publica El Confidencial.

El citado plan, según el mismo medio, acaba de ser aprobado por el consejo de administración de la compañía eléctrica, controlada en un 70% por Enel, y será comunicado a los inversores el próximo 21 de noviembre.

Inversión no rentable

Junto a la central de Cubillos del Sil también se apagará de forma inmediata la de Andorra (Teruel) en un proceso que a nivel técnico oscila entre los 12 y los 18 meses.

Para el consejo no es rentable destinar los cerca de 400 millones que necesitarían ambas plantas para adecuarse a las nuevas exigencias de Europa.

Fuente: León Noticias