Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Un grupo energético gallego instalará una planta de biomasa de 80.000 metros en la ZALIA

Greenalia presentó la solicitud de compatibilidad urbanística en el Ayuntamiento, que la trasladó a la CUOTA

Parece que por fin la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA) ve su primer proyecto en firme. Se trata de la empresa gallega Greenalia, que pretende construir una planta de biomasa, para lo que ha solicitado una parcela de 80.000 metros cuadrados en el polígono. El asunto se trató ayer en la reunión del consejo de administración de la sociedad y su presidente y consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, explicó que esta empresa «ha pedido al Ayuntamiento la compatibilidad urbanística (determina que una actividad es admisible en el emplazamiento propuesto) para su instalación, que lo ha trasladado a la CUOTA (Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de Asturias) y que verá si está en condiciones o no de concederla. Incluye también la necesidad de tramitación ambiental». A partir de ahora se inicia la discusión en el seno del consejo de administración sobre el precio al que se valorará el terreno en cuestión.

Uno de los problemas que existen es el de dotar de energía eléctrica a la ZALIA. La desviación de varias líneas se realizará por fases, mientras que Lastra quiso poner el acento en la necesidad de acometer la construcción de la subestación eléctrica. Para su financiación será importante la demanda de parcelas existente, pues el consejero apuntó que «veremos si la demanda nos permite una negociación que solvente simultáneamente la venta de las parcelas con la ejecución de la subestación. Si no, tendremos que proceder a su ejecución con carácter previo o simultáneo con una licitación específica. Ya lo veremos. Podemos hacerlo por compensación o de otra manera». Y la clave podría estar en esa 'compensación' adelantada por Fernando Lastra, es decir, implicar a la empresa compradora en la construcción de la subestación eléctrica. De cualquier modo, el consejero dijo que «no quiero anticipar una solución», aunque reconoció que «tendremos que pensar que hay que encontrar una solución de esta naturaleza si nos permite seguir avanzando en el desarrollo del área logística».

Otra petición más

¿Cuáles serán los pasos a partir de ahora? Lastra explicó que «el análisis de compatibilidad se puede resolver con cierta rapidez. Luego hay que seguir dando pasos». Pero es que aún hay más novedades, pues informó de que el año pasado se terminó la urbanización de la zona logística y que hay otra empresa que se podría instalar en la ZALIA, si bien en este caso las conversaciones son muy incipientes y explicó que «de esta segunda todavía no estamos en condiciones de decir nada».

Hasta este momento, solo la patronal del transporte Asetra adquirió una parcela en este polígono, a la que en breve se podrá añadir Greenalia. Se trata de un grupo productor de energía independiente, con más de 20 años de experiencia y que utiliza exclusivamente tecnologías renovables. Su actividad principal es la generación y venta de energía eléctrica procedente de las tecnologías eólica, solar fotovoltaica y biomasa. En esta última, que sería la que centraría su actividad en la ZALIA, la empresa está implicada desde el origen de la materia prima hasta la producción de la energía eléctrica y térmica. Para la primera utiliza biomasa y para la segunda, biocombustibles. Su cifra de negocio es de 35 millones de euros y actualmente cuenta con 33 empleados.

Greenalia cotiza en el mercado alternativo bursátil desde el 1 de diciembre de 2017, con una capitalización de 107 millones de euros y proyectos de inversión para los próximos dos años superiores a los 525 millones de euros, y superior a los mil hasta 2023, según su plan estratégico. Su objetivo es generar un gigawatio de energía en los próximos cinco años. Solo en biomasa, tiene planeada la inversión de 335 millones de euros en 2020. Su plan estratégico incluye otras dos actuaciones en Asturias en materia de biomasa: en La Espina (Salas) y en Villaviciosa, ambas con capacidad para generar 15,4 megawatios de potencia, a base de la utilización de residuos forestales.

Disminución de la deuda

Por otro lado, en la reunión del consejo de administración de la ZALIA también se informó de las cuentas de la sociedad en 2018. Fernando Lastra destacó que «hemos zanjado toda la deuda pendiente por los justiprecios de las expropiaciones, ya no tenemos cantidades pendientes con los acreedores. Y hemos reducido las pérdidas de la sociedad en dos millones de euros». El balance indica que el activo corriente ha pasado de 81 millones de euros a 77,2, ya que, además de haber descendido en dos millones la deuda, también se incorporaron «las depreciaciones del suelo en función de las valoraciones que se han hecho para poder abordar la venta por subasta».

Además, el consejero, que valoró el compromiso recibido por parte del Ayuntamiento de Gijón durante estos últimos dos años, se reafirmó en su idea de que el Principado adquiera la mayoría del accionariado de la ZALIA, en función de «su nivel de compromiso crediticio».

Fuente: www.elcomercio.es