Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

El cierre planea sobre la eléctrica de Narón Elinco. Navantia rescindió el contrato que tenía con la firma en la construcción de los logísticos

Los trabajadores de Elinco protagonizan un encierro en las instalaciones de esta empresa naronesa de electricidad, debido al impago de sus salarios y a la situación de incertidumbre generada después de que Navantia le rescindiese el contrato que tenía en el programa de los buques logísticos australianos. Los operarios -constitutían una plantilla de 90 personas, aunque 20 eventuales fueron despedidos ya la semana pasada- reclaman información fiable sobre su futuro, después de que en los últimos días los socios del grupo anunciasen incluso la posibilidad de presentar un concurso de acreedores que llevase a la liquidación de la empresa.

La plantilla de Elinco, una de las empresas de referencia en el sector eléctrico de los astilleros públicos, viene arrastrando problemas en el cobro de las nóminas durante todo este año, que ya habían sido denunciados por el comité de empresa. Los trabajadores no percibieron la nómina de junio ni la paga extra de verano, según Ramón Afonzo, de la Federación de Industria de la CIG. Además, la firma acumuló tres meses de impagos con la Seguridad Social, lo que provocó que Navantia rescindiese los trabajos que tenía contratados en la obra de los logísticos australianos a mediados de la pasada semana.

Desde entonces, los trabajadores han ido concentrándose a diario en las instalaciones de la compañía, en el polígono de As Lagoas.

«Hai un problema grave de liquidez que descoñecemos de onde vén», afirmó Ramón Afonzo, quien confirmó que Elinco plantea presentar un concurso de acreedores con propuesta de liquidación. «Até agora o único que nos comentaron é que sen o contrato de Navantia a empresa é inviábel, porque as facturas que pagaba Navantia eran as que entregaban aos bancos para conseguir liquidez», aseguró.

Los representantes de los trabajadores defienden la posibilidad de que la compañía presente un expediente de regulación de empleo suspensivo, y no extintivo, mientras que no se aclara la situación. Ello permitiría a la plantilla bien cobrar la prestación por desempleo o bien acceder a otras firmas.

 

Búsqueda de la viabilidad

Juan Daza, uno de los socios de la compañía, insistió en la tarde del lunes, minutos antes de mantener un encuentro con un equipo de abogados, en que buscarán todas las opciones posibles para garantizar la continuidad de la compañía. De hecho, sigue manteniendo negociaciones con Navantia para intentar recuperar la obra cancelada. Entre las opciones que se barajan se encuentra la de presentar a la firma pública un plan de viabilidad con los pasos necesarios para salir de esta situación compleja, pero hay otras opciones abiertas.

También existe interés por parte de un grupo empresarial que pretende asumir la obra que ha sido cancelada, aunque Juan Daza subraya que si no logran salvar Elinco, pelearán hasta el último momento para que su plantilla tenga continuidad en la obra.

Cantidades pendientes

El socio de esta firma, que no solo trabaja en el naval de la ría ferrolana, sino en el de otros puntos del país, también anunció su intención de que los trabajadores puedan cobrar la nómina pendiente la próxima semana.

Elinco fue creada hace cuatro décadas y desde el pasado año se había constituido en un grupo de empresas, con otra firma, Innain.

Los portavoces de la plantilla anuncian que se concentrarán el martes a las diez de la mañana delante del Concello de Narón y el miércoles en la puerta de Navantia.

 

Fuente: La voz de Galicia