Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

El fondo germano-sueco Triton Partners compra Fertiberia, con fábrica en Trasona

Los miembros de la familia Villar Mir negociaron la venta, que será efectiva a finales de año l Los trabajadores se muestran "prudentes"

El fondo germano-sueco Triton Partners ha alcanzado un preacuerdo con la familia Villar Mir para hacerse con el control del Grupo Fertiberia, la división química de la corporación que encabeza la constructora OHL. Este preacuerdo se hizo público este fin de semana y se materializará "a finales de este año", según indicaron fuentes del comité intercentros de la corporación que tiene en Trasona una fábrica de abonos desde hace casi medio siglo. Los trabajadores, por el momento, se muestran "prudentes" ante la falta de información oficial: hasta ayer, ninguna.

Pese a esto, la compra de Triton no pilló de sorpresa a los trabajadores porque hace tiempo que "se olía" un cambio en la propiedad de la compañía dada la crisis de solvencia y de prestigio en que está anclado el grupo Villar Mir (el propietario actual), un conglomerado de empresas que fundó Juan Miguel Villar Mir, marqués de sus dos apellidos desde hace poco menos de una década. La corporación está presuntamente vinculada en varias causas de corrupción: las conocidas como "Púnica", papeles de Bárcenas o "Lezo". Los Villar Mir, sin embargo lo niegan.

El supuesto principal que explica la operación es que los Villar Mir buscan aliviar la tensión financiera en la que están sumidos desde 2015, es decir, buscan amortizar la deuda que la corporación propietaria de Fertiberia contrajo con otro fondo de capital: el monegasco Tyrus Capital. En este sentido se sustanció la reciente venta del gigante siderúrgico gallego Ferroatlántica al fondo TPG Sixth Street Partners (este pasado mes de junio). Esta operación se valoró en 170 millones de euros. La del Grupo Fertiberia, sin embargo, los analistas internacionales la valoran en algo más. Un portavoz de Triton Partners señaló a este respecto que "la transacción está sujeta a condiciones regulatorias y otras condiciones de cierre" y que, en consecuencia, "los términos y condiciones no se divulgan".

Los trabajadores de Fertiberia, mientras tanto, esperan claridad en la forma en que se traslade la información del cambio de patrón. Reclaman conocer de primera mano cuáles son las condiciones de la venta y cuál será la repercusión que está tendrá sobre la plantilla.

Según ha sabido este periódico, el proceso de venta de Fertiberia fue gobernado en sus primeros episodios por la dirección industrial de la corporación química que da empleo en Trasona a algo menos de 150 personas. Sin embargo, los detalles últimos de la operación han quedado directamente en manos de la propia familia propietaria. El fondo germano-sueco Triton, opera desde 1997, cuenta, a su vez, con nueve fondos asociados cuyos intereses comerciales son heterogéneos: del sector industrial al de servicios a las empresas, el consumo y los fertilizantes. Según el mismo portavoz, el fondo que se hará cargo de Fertiberia "busca contribuir a la construcción de mejores negocios a largo plazo". Esto es, precisamente, lo que reclamó Nacho Requena, de CC OO Industria: "Inversiones sí, pero necesitamos claridad en lo que se refiere a los proyectos industriales que pretenden desarrollar. Invertir por especular no es la mejor opción".

La declaración de intenciones de Triton Partners es clara. En su web oficial se puede leer: "Nuestro objetivo es crear valor en las empresas de mediana capitalización mediante la inversión y la asociación con empresas para solucionar los problemas que enfrentan y desbloquear todo su potencial al expandir el negocio de manera responsable". De hecho, el portavoz de la corporación indica: "Triton y sus ejecutivos desean ser agentes de cambio positivo hacia mejoras operativas sostenibles y crecimiento. Las 38 empresas actualmente en la cartera de Triton han combinado ventas de alrededor de 14,7 mil millones de euros con alrededor de 72.500 empleados".

La producción de abonos en Trasona comenzó en 1970. La planta de la antigua fábrica de amoníaco de Ensidesa se conformó en empresa independiente en 1974. En 2018 produjo 206.000 toneladas de ácido nítrico, el mayor récord de su historia: un 4,6 por ciento mayor que en 2017.

 

Fuente: www.lne.es