Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Galicia se estrena en la generación eléctrica con restos forestales

La empresa gallega Greenalia ya está inyectando al sistema eléctrico energía procedente de su planta de biomasa de Teixeiro (Curtis), tras 19 meses en obras y una inversión de 135 millones. Se trata de la instalación más importante del sur de Europa en biomasa forestal, una de las dos más grandes de España y la primera en tecnología, según la compañía con sede en A Coruña.

Con ella, Galicia se estrena en el negocio de la producción de electricidad con restos de las talas de los montes.

La planta de Teixeiro cuenta con una potencia instalada de 50 megavatios (algo más de la media de un parque eólico gallego), capaz de generar energía suficiente para abastecer a una población de más de 300.000 habitantes (casi como todos los que residen en Vigo) y evitará la emisión de 393.973 toneladas de CO2 a la atmósfera al año, presume la empresa.

Las obras de construcción generaron un millar de puestos de empleo a lo largo de los casi dos años de trabajos y, según la empresa, en esta nueva fase de operación comercial seguirán en plantilla un centenar, 35 operando la planta y el resto, en la recogida de la biomasa forestal. Las instalaciones tienen capacidad para tratar 500.000 toneladas de restos de corta, que se recogerán en montes certificados situados en un radio de acción de cien kilómetros alrededor de Teixeiro.

La puesta en funcionamiento de la nueva central eléctrica generará unas ventas anuales de 37 millones de euros, un beneficio antes de impuestos, amortizaciones y deuda (ebitda) superior a los 17 millones y unos ingresos recurrentes de más de 1.050 millones a lo largo de 25 años por la venta de energía eléctrica, y de 340 millones por el suministro de biomasa forestal para Greenalia Forest, filial del grupo.

El grupo cotiza desde el 2017 en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

La empresa gallega especializada en energías renovables se estrenó en el negocio de la producción de electricidad en diciembre pasado, con la entrada en funcionamiento de su primer parque eólico, el de Miñón, en Vimianzo. Además, tiene otros dos en construcción y otros tantos, a punto de empezar a ser ejecutados.

En total, los planes de la compañía pasan por alcanzar dentro de tres años un gigavatio de potencia instalada.

Greenalia fue una de las compañías adjudicatarias de megavatios con incentivos en las subastas del Gobierno del 2016 y 2017, que imponían una serie de obligaciones, como la de poner en funcionamiento los proyectos en unos plazos concretos. El primer parque eólico y la planta de biomasa los han cumplido.

Fuente: www.lavozdegalicia.es