Política de cookies

Este sitio usa cookies para almacenar información necesaria.
Leer nuestra política
¿Aceptas nuestra política?

Asprometal

Imagen.

Santa Bárbara consolidará la fábrica de Trubia como polo industrial con la llegada del 8x8.

La factoría espera producir 84 blindados Ajax para el Ejército británico este año y ultima el Castor para España en 2021.

La pandemia ha supuesto un duro golpe para el futuro económico del Principado de Asturias y de todo el panorama nacional. La caída se avecina severa y el Gobierno de Sánchez e Iglesias ya ha advertido que tardará al menos dos años en recuperarse parcialmente de sus heridas. En este tablero, el municipio de Oviedo tiene a su favor una carta con capacidad para aliviar las consecuencias de la peor crisis que se recuerda. Santa Bárbara Sistemas, en la villa de Trubia, está a solo un mes de firmar el megacontrato de armamento militar más cuantioso de la historia del Ejército de Tierra de la nación, el VCR 8x8 Dragón. Un broche de oro en cuanto a generación de empleo (con trescientas nuevas contrataciones de personal) y actividad económica para una década que se sumará a los otros dos grandes contratos en marcha: el del blindado Ajax para el Ejército británico y el del vehículo de combate de zapadores (Vzcap) Castor para España.

En ese sentido, y según ha podido averiguar este diario, la fábrica de armas de Trubia tiene una previsión productiva de 84 unidades del Ajax (denominado SV Scout hasta 2015) para este año. El trato con el país extranjero establece que Santa Bárbara deberá fabricar las 589 barcazas del vehículo propulsado a cadenas -diseñado a partir del Ascod español y del Ullan austriaco-, el motor, los trenes de rodadura y se encargará, además, de ensamblar las cien primeras unidades. Un gigante hispanoaustriaco diseñado en los años noventa por SBS y Steyr, ambas ahora embebidas en General Dynamics.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa británico actualmente está inmerso en un complejo proceso de nueva evaluación del programa. El primer lote de producción aún no está listo y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el mariscal del Aire Richard Knighton, reveló hace un mes que algunos de los elementos que conforman el vehículo «no estarían listos para la fecha original» de entrega, prevista inicialmente para el año pasado. Aun así, la circunstancia no salpica a la villa cañonera, donde la producción continúa a pleno rendimiento, tal y como pudo constatar EL COMERCIO en una visita a las instalaciones a finales del pasado mes de junio.

 

Mientras tanto, en la sede asturiana de la filial en España de General Dynamics European Land Systems (GDELS) avanza el proceso de construcción del Vzcap Castor, adjudicado a Santa Bárbara Sistemas y Sapa. En noviembre de 2019, la factoría trubieca montaba en un camión góndola la primera barcaza del blindado (diseñado a partir del Pizarro español). Ahora, las empresas implicadas y el Ministerio de Defensa se encuentran realizando una evaluación de mejoras para reducir el peso total del vehículo, de entre 31 y 35 toneladas, y la transmisión. Ambos problemas aparecieron durante las primeras fases de calificación del prototipo, actualmente detenidas hasta que se subsanen del todo.

 

Asimismo, los plazos establecidos por el Ejército de Tierra advierten que este año debería recepcionarse definitivamente el prototipo del Castor una vez concluida su calificación, y ya para el año 2021, la entrega del resto de la serie, formada por un total de 36 unidades en tres lotes de diez unidades cada uno y uno de cinco, que serán entregadas a las brigadas Guadarrama XII, Guzmán el Bueno X y Extremadura XI, de Madrid, Córdoba y Badajoz, respectivamente.

El Castor, además, tiene una principal mejora sobre su predecesor, y es que proporcionará una mayor seguridad de las tropas al presentar un mayor refuerzo contra proyectiles balísticos y minas en el campo de batalla.

Fuente: www.elcomercio.es